Jaiku del mes

ISSA

De no estar tú,
demasiado enorme
sería el bosque

kimi nakute
makoto ni tadai no
kodachi kana

sábado, 14 de mayo de 2011

¿Tan rara soy?

Hoy al menos he tenido esta sensación. Llevaba desde la una en  una comida de cumpleaños y tras darle un sorbo a la copa miré el reloj y eran las seis. Había previsto marcharme a esa hora porque  tengo  un gatito de dos meses,  cuando no hay cosa que más ternura y amor me despierte. No puedo evitar tratar de complacer a Monsu, que así se llama, en todo lo que impliquen juegos y caricias por mi parte. No le dejo subirse a la cama, ni acercarse cuando comemos, ni le cuento mis problemas del trabajo. Pero he de confesar que me gusta verle feliz.

Por eso había previsto irme a las seis del cumpleaños,y me dispuse a cumplirlo. Cuando me preguntaron por qué dije que  me daba cosa dejarle solo. Eran doce  personas. Las que no me conocían de antes se callaron, los otros seis, me reprendieron con cosas como: "¡Es un gato!
Decidí hacerme la sorda hasta que inconscientemente escuché:
-¡No le humanices!

Mirándole directamente a los ojos desde arriba (él estaba sentado con un cigarro en la mano) respondí:

-Humanizar es pensar que es como  un humano y esto, que yo sepa implica  pensar que tiene sentido del humor, o que entiende algo  que no sea "Monsul" "toma" o "no". Eso no tiene NADA que ver con no querer que  esté solo también el fin de semana,  mientras yo estoy  aquí de copas.

Ya en casa, he estado pensando ¿Tan raro es anteponer la felicidad de otro, a la tuya?¿tan raro es anteponer al  placer de un ser humano,  la felicidad de otro ser vivo? ¿hasta cuando vamos a pensar que el ser humano está en el centro y que  todo lo demás gira a su alrededor? 


domingo, 20 de marzo de 2011

TODA BÚSQUEDA ES UNA HUIDA

Toda búsqueda es una huida:  Si buscas otro trabajo es porque quieres irte del tuyo. Si buscas cambiar de vida es porque huyes de tu vida. Si buscas nuevas experiencias es porque huyes de las viejas. Si buscas la felicidad, es porque huyes de la tristeza. Si buscas compañía, es porque huyes de la soledad.

miércoles, 9 de marzo de 2011

HISTORIAS DEL TRANSPORTE PÚBLICO

Esta mañana en el autobús estaban sentados detrás de mi una madre con un hijo a cada lado. No paraban de pegarse entre ellos, sobretodo el niño que además contaría con sólo tres años mientras que su  hermana tendría  cinco o seis.
"¡Juanito, no pegues a tu hermana! ¡Para Juanito!" Le gritaba la madre constantemente. El niño, irrefrenable,  se lanzaba como un cachorro juguetón una y otra vez sobre la niña, quien  reía mientras le devolvía poderosa los tortazos. La madre, harta,  amenazó finalmente a su hijo con el típico "Como vuelvas a pegar a tu hermana te doy, ¿te enteras? ¡Te voy a dar al final! " .Entonces el niño, se puso en guardia frente a la madre y gritó entusiasmado:"¡Venga,Mamá,  lucha!"

jueves, 3 de marzo de 2011

EL TABURETE CON TRES PATAS



Esto era un taburete que tenía tres patas y una se le quebró. Pasaba por allí un humilde carpintero que le ofreció  una tercera pata. Antes de seguir derrumbado el taburete accedió, aunque  no de inmediato: Le costaba aceptar una  pata  nueva. Las cosas nuevas no le solían gustar.  Sorprendentemente, al colocarle la tercera pata le inundaron un sinfín de sentimientos nuevos. Al verle alegre  el carpintero le ofreció  una cuarta pata. Pero en su interior  el taburete continuaba receloso de las novedades   y viéndose ahora  firme le respondió que no quería la cuarta pata, que con tres la bastaban.  El carpintero prosiguió  su camino y la siguiente semana al taburete se le rompió otra pata  y cayó  de nuevo derrumbado.Nadie volvió a pasar por allí, y hoy, muchos años después, sigue tirado en el suelo.

Nunca sabrá lo que le hubiese despertado  aquella cuarta pata…

Al menos…  le hubiera mantenido  en pie.




martes, 1 de marzo de 2011

LA BELLEZA




LA BELLEZA


El sol cae tras las montañas desnudas de Almería.

Tus ojos verdes irradian serenidad,

                                   y tu piel resplandece,

anaranjada.

Han nacido florecillas blancas en la arena.


- Fíjate bien. A partir de ahora son segundos lo que tarda en desaparecer el sol.


Nos detenemos.


Juntos,

compartimos con la maravilla que nos rodea

                                                            la solitaria experiencia

                                                                                             de abandonarse al atardecer...

Cada día las piedras  se emocionan con este instante.


Y como ellas, yo.

               Y antes la tierra,

                                      y el mar.

Y tantísimos seres que,

                                          a lo largo de la historia del mundo,

han sentido

                          lo que tantos humanos también han pintado,

                                                                                         fotografiado,

                                                                                                            escrito

                                                                                                                                   y cantado.


Entonces intuyo

                   que en lo puro e importante,

todos nos igualamos.



                    Que lo sublime nos hermana...




Y ese pensamiento

                     me colma de felicidad.










domingo, 27 de febrero de 2011

Relatando: UNA MUJER DE PALABRA NO FIRMA


Me animo a ofreceros otro de mis relatos. Es en tono de humor y  se me ocurrió soñando. De hecho, lo soñé. Recuerdo que el título "Una mujer de palabra no firma" me hizo reír, hasta en el sueño. Y esta frase no me ha venido mal para zafarme de algunas situaciones en las que le obligan a una a poner por escrito, lo que no debe quedar escrito.

Para los que no les guste leer, abajo del todo está la versión interpretada por un actor.





Una mujer de palabra no firma



Imaginen ustedes un soleado dormitorio rosa. En primer plano, mi mejor amiga me grita exaltada.

-¿Pero estás loca? ¿Casarte? ¿Tú?

-Cloe Alexandra, nos queremos.

Mi prometido es un hippie con preciosas trencitas rubias que viene a nuestra facultad. Cloe Alexandra le conoce bien porque cuando salimos de clase solemos flotar en su enorme piscina. A mi rubito también le encanta el cine, la música y por eso casarme con él es como un sueño hecho realidad. De este modo se lo hago ver a Cloe Alexandra, quien tras esta acalorada discusión, accede a asistir a la ceremonia.

Sobre el césped de su jardín colocamos el clásico altar y sillas cubiertas de tela blanca al más puro estilo californiano. El gran día transcurre entre colores de raso y pamelas a juego. Una sotana con fajín y una enorme barriga presiden la liturgia. Los protagonistas: el chaqué y un precioso vestido de novia con estrellas de pedrería. Él, me coloca delicadamente el anillo sin dejar de sonreírme a los ojos. En realidad todo es un sueño. Mi amiga me presta una valiosísima pluma de plata, herencia de su bisabuela, para firmar el registro. Este gesto me encanta ya que si existía un punto negro entre tanta felicidad era que Cloe Alexandra no creyese en nuestra unión.

En pocos días supe que ella llevaba toda la razón: No se si he mencionado que tras la despedida de soltero mi adorado rasta regresó con el pelo rapado. Sin las trenzas descubrí marcas de viruela y una afilada cara de pito. Además, no era rubio sino moreno y, por si fuera poco, al despertar me encontraba las sábanas nevadas por su caspa. “El matrimonio es esto” me repetía en esos momentos y, resignada, le subía el desayuno. Una mañana más, me gruñe que le deje dormir girándose contra la pared mientras se tira un sonoro pedo. Conforme avanzaba el día el asunto iba a peor. Salía de casa dejando todo manga por hombro y cuando le pedía que me avisase si venía a comer, ponía el grito en el cielo en pos de su independencia. Mi cuerpo pasó de ser digno de una diosa a “no ser invisible” cuando cruzaba la pantalla del televisor. Instaló un barril de cerveza en el “living” para emborracharse con sus amigos día y noche. Hasta que no pude soportarlo más.

Corrí llorando hasta el apartamento de mi querida Cloe Alexandra. Esperaba un “te lo advertí” pero en cambio me dio un abrazo y me pidió que no me preocupase.

-Esto se va a solucionar- me aseguró arropándome para que durmiese la siesta con un besito en la frente-.

En ese preciso instante me llaman del ayuntamiento para que me persone lo antes posible. Un par de funcionarios plomizos de pies a cabeza me acompañan a una apolillada oficina.

-Buenas tardes señora. –Dice uno de ellos- Ha surgido un problema, pero firmando estos papeles se arregla-Asegura, pero esa gota de sudor que le resbala por el pómulo hasta alcanzar la barbilla me hace sospechar. Cambio al completo mi buen talante.

-¿Pero cómo esperan que firme algo sin saber lo que es? –Les pregunto fingiéndome irritada-

-Es… - el funcionario carraspea- su contrato de boda.

-¿El registro? Ya lo firmé el día que me casé. - Y en ese momento, una maliciosa idea surca mi mente.

-Es que su firma se ha perdido.

-¿Ustedes los funcionarios lo pierden todo? Ya no un papel… ¡Una firma! ¿Acaso suelen borrarse de los contratos y salir tranquilamente a pasear por el ayuntamiento?- les increpo con acritud-

-Hemos buscado en todos los cajones- me explica con ojos de perro- dentro de los armarios, en la cafetería… y ni rastro de ella.

-Por favor, señora, discúlpenos… - interrumpe el otro, con una aguda voz angustiosa-Le pedimos que esto quede entre nosotros… Firme el registro y olvidemos el tema….

-¡Ni hablar! ¡No firmo nada! ¡Para mí mi matrimonio no es una firma! ¿Qué se han creído? ¡Soy una mujer de palabra!

Dejé atrás el ayuntamiento dando felices saltos mortales hasta la casa de Cloe Alexandra. Para celebrarlo, le invité a una mariscada en el mejor restaurante de la ciudad. No escatimé en gastos y como no engorda, nos pusimos espléndidamente hasta arriba. Tras asentar el estómago con licor de hierbas saqué la plateada pluma para firmar la cuenta.

-No pinta- le digo al camarero quien, en un gesto de caballerosidad, comienza a agitarla con tan mala suerte que…

Desde el pecho, pasando por la cintura hasta llegar a los muslos, un río de tinta negra recorre como una cascada el semitransparente vestido naranja que me compré en el rastro. Grito horrorizada y todo el restaurante entra en alerta. El camarero no sabe dónde meterse. El dueño se acerca para pedirnos que, por favor, le permitamos que corra con los gastos del almuerzo.

-Se lo agradecemos encarecidamente- respondemos jubilosas-

Nuestra respuesta parece sorprenderle y nos lo vuelve a preguntar. Nosotras se lo volvemos a agradecer con mayor gratitud. Salimos del restaurante para proseguir nuestras azarosas andanzas con el estómago lleno de marisco y la tarjeta cargada de dinero. Cuando nos montamos en el descapotable de Cloe Alexandra, la mancha ha desaparecido misteriosamente de mi vestido. Ni ella ni yo parecemos sorprendidas. Los altavoces difunden “Ride like the win” versionada por el fugaz grupo East Side Beat, y sonreímos con complicidad. “¿Dónde vamos nena?”


Ride Like The Win, de la fugaz y brillante banda, East Side Beat


video



Firmado: La Avispa

 Versión de Una Mujer de Palabra no firma, Interpretada por un actor


video

viernes, 25 de febrero de 2011

COSAS QUE ME CUENTAN 1: " EL TAXI ES COMO UN LIBRO"



Ayer cogí un taxi sobre las nueve y media de la noche, el conductor tendría unos sesenta años y un ademán amable. Hay gente que tiene cosas en la garganta y que son las primeras que cuenta (todos en realidad lo hacemos, si no observadlo).


Su historia era que tenía sesenta y tres años y que el mes que viene se jubilaba. Además de taxista era bombero, y me confesó que le daba mucho más miedo la ciudad de noche, que cualquier incendio.


Yo le conté una historia que me acababa de enviar mi padre por email y que trataba sobre una chica que estaba de copas una noche y ligó con un chico guapo. Se fue con él a su casa y se despertó desnuda, en una bañera, y con cicatrices. Llamó a la policía, la llevaron al hospital y después de hacerle las pruebas pertinentes le dijeron que le habían sustraído los dos riñones y que precisaba de un trasplante urgente.


El taxista prosiguió diciendo que cuando se jubilase, pensaba vivir en un pueblecito cercano a Molina de Aragón, con apenas 14 familias. Yo le dije que después de Madrid, qué paz tendría en su retiro. Pero él añadió que había algo que lo enturbiaba y que no se lo había contado a su mujer: Cuando los fines de semana estaban en la cama, por la noche, los dos solos, y el silencio cubría el pueblo como una densa capa de aceite negro, él sentía un pánico aterrador. Me confesó que se sentía indefenso ante lo que pueda ocurrir, incapaz de defenderse a sí mismo, y a quien dormía plácidamente a su lado confiada en que, llegado el caso, él la protegería. Yo me quedé sin nada que añadir. Y entonces, él, habiéndose percatado de la densidad de su historia, cambió de tercio.

"El taxi es como un libro: antes, en los 80, había más ambiente, conciertos, teatros... recuerdo una noche que sobre las diez cogí a un tipo argentino de unos treinta años, la misma edad que yo tenía entonces. Era en el barrio de Prosperidad donde él subió, y me pidió que le llevase al Escala, a bailar. Me dijo que fuese con él. No era gay ni nada de eso, pero yo le dije que no. Él insistió diciéndome medio en broma que no hay huevos... total, que me fui con él y acabamos los dos borrachos al amanecer por Prosperidad muertos de risa"


Justo terminó la historia cuando me tenía que bajar. Al empezar a caminar por las calles oscuras  me lo imaginé  en el pueblo, de noche
, buscando un sonido en el silencio absoluto...

Era un buen hombre. Quiso dejarme con un buen sabor de boca.



miércoles, 23 de febrero de 2011

¿Cual es el secreto de la felicidad?


El secreto de la felicidad es la unión de la Paciencia y la Insistencia.

Aquel que posea ambas virtudes, logrará todo aquello que desee.

Porque, para que los deseos se cumplan, se tienen que cumplir dos premisas:



1. Luchar por ello con gran ímpetu (como hacen los insistentes)


2. Tener paciencia, y esperar a que se cumplan (como hacen los pacientes)


Porque los deseos siempre se cumplen... sólo que no cuando nosotros queremos... ni tampoco por el simple hecho de desearlos...


martes, 22 de febrero de 2011

NO ES POLITICAMENTE CORRECTO PERO...

Posiblemente no tenga razón, pero a lo largo de mis años y desde mi perspectiva (cada uno ve dónde pone la atención) he observado lo siguiente:

Las clases más altas son más propensas a dar limosna. Y me refiero a  "dar limosna" y no "ayudar y enseñar" que esto también lo hacen,  pero no les caracteriza. Hay muchos misioneros y gente a pie de calle que  sin ser de clase alta trabaja por enseñar a sobrevivir a los desfavorecidos. Sin darles limosna.

Limosna es por ejemplo el cheque bebe, con esto me distancio de cualquier prejuicio político. Antes  los que tenían  dinero eran de derechas y los que eran  liberales y sin tantos posibles, de izquierdas. También los de izquierdas se preocupaban  por la igualdad pero, en mi opinión, desde que se ha instaurado la oligarquía del dinero por el dinero y para el dinero... esta diferencia  se diluye y sólo hay una clasificación: tienes más dinero o menos dinero. Tienes clase o eres una choni. Eres musulmán, o moro. Vas a cenar a un restaurante oriental, o al chino de la esquina.

Los que más limosnas dan, enlazando con lo anterior, son los que tienen más posibles. Y lo hacen (en mi opinión) para mantener a las clases inferiores controladas por debajo suyo. Porque cuando uno coge una limosna es el que pide mientras el otro domina.  Y al dar limosna para controlarnos, estas personas y estamentos muestran su inseguridad, ya que si se creyesen fuertes no intentarían dominar sino cooperar, enseñar.

Nuevamente llego a la conclusión de que la gente tiene el poder.

Estoy deseando que nos hartemos lo suficiente como para salir todos a la calle....


domingo, 20 de febrero de 2011

INCOHERENCIAS HISTÓRICAS

Estas son algunas de las cosas que me llaman poderosamente la atención, aunque cada vez menos.

Los cristianos no tienen buenos sentimientos hacia  los judíos. Pero Jesucristo era judío ¿?
Existen curas pedófilos 
Se quiere ser famoso y a quienes peor les sienta la vida es a ellos
Sales por la noche para aprovechar la juventud y pierdes dos días de resaca
Hitler decía que la raza aria era superior, claro es que no predicaba con el ejemplo.
Los judíos se quejan de que les han aislado cuando en los barrios judíos de ciudades como Londres ni te hablan
En Cataluña se quejan de que les obligaron a hablar castellano en el franquismo  y ahora ellos obligan a hablar catalán
Los del Opus se ayudan entre sí. ¿Por qué no ayudan entonces a Ruiz Mateos?

viernes, 18 de febrero de 2011

LA NOCHE Y LA CIUDAD


Hoy paseando por la zona centro de noche  he visto a tantos homeless y tan normales, cercanos, amigables... que me ha sobrecogido.

La ciudad cada vez es más grande, imposible de abarcar.

También más agresiva, salvaje: Al caminar por una calle estrecha los coches pasan  a mi lado afeitándome ,  del mismo modo que yo paso al lado de las cajas de cartón donde duermen ellos casi rozándoles, invadiéndoles con mi mirada y mi cuerpo.

La ciudad ya no está hecha a escala humana. Porque no puedes recorrerla caminando, y porque  no tenemos humanidad. O quizá y porque somos humanos  las cosas están así.

La nube negra de polución lo cubre todo. A los que han llegado del otro lado del mundo, a los que pasan frío, y a los que tenemos una suerte que sabemos injusta.










jueves, 17 de febrero de 2011

CONFESIONES INCONFESABLES 3: MAGIA NEGRA




Hoy es el turno de una confesión que, a quien me conoce, desconcertará.

He practicado magia negra.

¿Por qué surgió esa idea?

Siempre he tenido el deseo de recorrer mundo, de viajar a ciudades desconocidas, y una vez en ellas, pisar cada palmo de calle, cada escalera, cada parque… incluso de China. Era una necesidad loca, compulsiva y extraña de aprehender la vida pisando cada milímetro del planeta, como una aguja que enhebra los hilos en una tejedora. Por otro lado anhelaba poder ser otra para poder actuar como en un sueño lúcido, cuando sabes que todo lo que hagas no saldrá de la cama.

Coincidiendo con las Navidades, me dirigí a los puestos que colocaban en la plaza. Allí vendían pipas extrañas, amuletos, pulseras y libros de sugerentes tapas coloridas y hojas monocromas, rudas y amarillentas. Lo bueno de medir un metro veinte es que en los mostradores lo ves todo muy de cerca, y que puedes quedarte minutos parada sin molestar al de detrás. Es otra de las muchas cosas que echo de menos de tener diez años…

Recuerdo que salía con mis trescientas pesetas en el bolsillo y con la esperanza en el corazón de hacer un embrujo que me acercase a mis deseos. Hacía frío y con la bufanda empapada por al vaho al cubrirme con ella hasta la nariz, observaba con mirada analítica aquellas cubiertas de libros llenas de sangre y vísceras.

“Budú”. En esta portada aparecían unas velas rojas rodeadas de ojos humanos con venas colgando y un muñeco de trapo empapado en plasma. Al leer la contraportada vi que no me iba a servir para nada. Otro de los libros era “güija”, y salía una tabla con una brújula y una vela en una estancia oscura que simulaba ser un palacio abandonado y un monstruo detrás. “La verdad sobre los conjuros” se acercaba a mis pretensiones en el tema aunque como la portada era simplemente negra, lo deseché. Al fin mis ojos descubrieron algo muy interesante. La portada contenía la imagen más aterradora que había visto jamás: aparecía el diablo de cuerpo entero, unas tetas cortadas sangrando sobre una mesa y la cabeza de un macho cabrío con los ojos inyectados en un fluido amarillo amenazador. Se titulaba “Magia Negra, la peor pero más efectiva” y en la contra pude leer “aprende a conjurar al diablo y consigue su poder”

Yo buscaba efectividad y punto así que me guardaron el libro en una bolsita verde de una textura fina similar a las de basura pero lo suficientemente opaca para que no se adivinase el interior. Al llegar a casa mis padres me preguntaron si me había comprado algo a lo que dije que no, para poder ir directa a mi cuarto. Estaba atardeciendo y el sol imprimía un mosaico de sol en la pared como estrellas alineadas. Me senté en el suelo y abrí el libro por el índice: “Conjuro para dominar a otras personas”, pasé. El siguiente era “cómo cumplir tus sueños”, me gustó pero me pareció demasiado general. Seguí leyendo: “Hechizo del poder mental” “Hechizo para hacerte un doble” ¡un doble! Eso es exactamente lo que necesito, una que sea igual que yo, que se vaya al cole mientras yo me voy a pisar el mundo entero.

“Precaución, este conjuro es muy peligroso”Pasé de largo las advertencias y me fui directa a la acción. Quizá por el mismo motivo que enciendo la lavadora sin leerme las instrucciones:

1. Este hechizo se debe realizar estando totalmente solo. Tienes que ponerte delante de un espejo, con la luz tenue.

Abrí el armario y me vi reflejada en el espejo de la puerta. El sol se estaba poniendo y sus últimos rayos se reflejaban como lanzas con polvo en suspensión. Eché el pestillo. Todo estaba bien.

2. En un recipiente coloca lo siguiente: dos uñas, dos pelos, y dos gotas de sangre.

Vacié un bote de lápices de cristal. Las uñas me las corté con el colmillo derecho superior y el incisivo inferior, lo sigo haciendo así. El pelo me lo arranqué, y para la sangre me mordí la encía. Siempre he sido muy bruta, lo sé.

3. Hay que hacer un sacrificio

Salí a la terraza, cogí un caracol, y con todo el dolor de mi corazón, una vez encerrada de nuevo en mi cuarto, lo aplasté contra el suelo.

4. Ahora espera mirando al espejo, tu doble aparecerá a tu lado. Tú la manejarás, y recuerda que has conjurado al diablo, y que deberás servirle en todo lo que te pida.

Estuve esperando hasta pasada la hora de cenar, cuando mis padres me obligaron a abrir la puerta. Cuando vieron al caracol (con lo que yo le quería) aplastado, las uñas y aquel libro terrible… desearon tener una hija más normal.

Menos mal que ahora vivo en la gran ciudad, que es anónima, y que en cierta forma me permite sacar a ese alter ego que vive dentro de mí.

domingo, 13 de febrero de 2011

Callar es tragar

Si tu casa no es nueva, posiblemente Endesa o Iberdrola te dirán que tienes que cambiar el contador.
Están mandando cartas de este tipo a toda la población con contadores antiguos.

Propongo que en respuesta, mandemos en respuesta cartas  como la segunda que adjunto en esa entrada.

El día 15 de febrero a las 22H está convocado un apagón en protesta a la subida y el abuso que estamos sufriendo.Callar es tragar.


CARTA QUE MANDA LA ELÉCTRICA
 "Estimado señor:
  Endesa Distribución va a proceder próximamente a la sustitución de su contador de electricidad por uno nuevo que dispone de capacidad de Telegestión, en cumplimiento de la normativa vigente (RD 1110/2007 de 24 de agosto y Orden TC/3860/2007 de 28 de diciembre). El nuevo sistema de Telegestión permitirá entre otras funciones la lectura a distancia de su consumo.
  A lo largo del próximo trimestre, un operario autorizado por Endesa sustituirá el contador que usted tiene actualmente instalado. Si su contador se encuentra en el cuarto de contadores o es accesible desde el exterior de su vivienda, no será necesario que usted esté presente. En caso contrario, el operario se pondrá en contacto con usted para poder realizar el cambio de contador.
  El coste de la sustitución correrá a cargo de Endesa y usted sólo tendrá que abonar una cantidad en concepto de Derechos de Enganche, que según se establece en la legislación actual asciende a 9,04 euros. Por otra parte, el coste mensual de alquiler del contador a aplicar será de 0,81 euros.
  Si necesita cualquier aclaración sobre esta sustitución o desea realizar alguna consulta, puede contactar con nosotros dirigiéndose al Teléfono de Atención de Endesa Distribución Eléctrica 902 509 600. Estaremos encantados de atenderle.
  Agradeciendo de antemano su colaboración, reciba un cordial saludo".

CARTA EN RESPUESTA.


Esta carta la escribió un señor Canario. Yo  voy a enviar a Endesa  la misma carta en respuesta a las que me están mandando a mi, asustándome con cobrarme 10.000 W si no les dejo que me cambien el contador.

Estimados señores de Endesa Distribución:

 He recibido su amable carta de fecha indeterminada (porque no la ponen) en la que me comunican una serie de hechos consumados basados, naturalmente, en que ustedes como monopolio hacen siempre lo que les sale de los electrones y a nosotros, como miembros de la honorable manada de borregos forzosamente consumidores, nos queda la única opción gozosa de pagar.
 
Les dirijo esta carta porque en el texto que me han enviado, como a otros muchos miles de consumidores, supongo, existen algunas cuestiones que me han sumido en un estado de estupor, catatonia y asombro. O dicho de otra forma, que me han fundido ustedes los plomos.
 
Porque vamos a ver. Me dicen ustedes amablemente que van a proceder a cambiarme "mi" contador de electricidad. Una cuestión bastante curiosa porque resulta que en el desglose de la factura que les pago a ustedes todos los meses les abono una cantidad en concepto de alquiler de contador. Y digo yo, ¿cómo es posible que les haya pagado un alquiler por algo que era mío? ¿Habrán incurrido ustedes, mi querido monopolio, en un involuntario y pequeño error por el que me han estado cobrando indebidamente una modesta pero significativa cantidad a lo largo de los últimos años?

Sigo adelante con la carta y observo que me cuentan ustedes que el nuevo contador permite la lectura a distancia (es decir, más gente al paro, me temo, maldita tecnología) lo cual, como fácilmente comprenderán, a los usuarios nos la refanfinfla. Dicho de otra manera, que me da igual que lean ustedes el contador a medio metro o desde las quintas chimbambas, a condición de que las lecturas sean las reales.

Añaden que el coste de la sustitución -en cumplimiento de la normativa legal- correrá a cargo de Endesa. Y digo yo que faltaría más que nos cobraran a nosotros por algo que ni hemos pedido ni maldita la falta que nos hace. O sea, que les agradezco la información aunque me resulte irrelevante. Lo que me llena de asombro es que me indiquen que "solo" tendré que abonar "una cantidad en concepto de derechos de enganche que según la legislación actual asciende a 9,04 euros". Vamos a ver, querido monopolio, ¿cómo nos van a cobrar a los usuarios un reenganche de un desenganche que ni hemos pedido, ni hemos contratado? Porque digo yo que porque a ustedes les salga del flujo de electrones cambiar los contadores, como les podría dar por cambiar esas divertidas torretas eléctricas de colorines con las que generosamente nos han adornado las autopistas para mejorar nuestra imagen turística, ¿a mi que me cuentan? Eso del derecho de enganche, que debe ser un asunto más complejo que el derecho romano, es un devengo que se produce cuando un usuario se da de alta en la red por primera vez o lo vuelve a hacer después de que le hayan cortado la luz por impago. ¿Pero cómo le pueden cobrar enganche a un consumidor que no se ha desenganchado, que está al corriente de sus pagos y que tiene un contrato vigente con ustedes para el suministro en unas condiciones pactadas?
 
Es que si tenemos en cuenta que tienen ustedes, un suponer, 600.000 usuarios en Canarias, a casi diez euros por barba, se van a embolsar así como quien no quiere la cosa unos seis millones de euros, que hay meses que no los gana uno, créanme, aunque sea expresidente de Gobierno y además de llevarse 80.000 del ala al año limpios de polvo (aunque no me consta que de paja) cobren por hacer de lobby para algunas de las grandes empresas españolas.
 
Lo que ya me descalabra completamente es que añadan -supongo que intentando convertir la carta en un relato kafkiano- que el coste mensual del alquiler del contador a aplicar (un lapsus sintáctico porque en todo caso querrán decir ustedes ·el costo mensual a aplicar del alquiler del contador...·) será de 0,81 euros. A veeeeerrr. Si el contador es mío ¿me van a pagar ustedes 0,81 euros mensuales? ¿O será que realmente el contador es de quien es -es decir, de ustedes- y amablemente me comunican que me van a cobrar esa módica cantidad mensual?. Y si es de ustedes, ¿por qué principian hablando de "mi" contador?

Queridos amigos del monopolio. No se líen. El contador es de ustedes. Lo era antes y lo es ahora. Por eso me cobraban antes el alquiler y me lo van a cobrar ahora. Y lo cambian ustedes por imperativo legal, con lo que esa pretensión de cobrarles diez euros a los usuarios me parece sencillamente que es sacar las patas del tiesto y echarle un poco de morro al asunto. Sobre todo porque lo que realmente se callan en su amable carta -en las cartas, como en la vida, es más importante lo que se calla que lo que se cuenta- es que el nuevo contador tecnológicamente avanzado que nos están cascando por decisión unilateral les va a permitir a sus señorías detectar a aquellos usuarios -viviendas, oficinas, bares, restaurantes y otros- que están consumiendo ligeramente por encima de la potencia contratada. O dicho de otra manera, que aquellos consumidores que tienen con ustedes un contrato de potencia de 5 kw y resulta que de media están consumiendo un poco por encima -que como bien saben son un porrón- van a tener que pagarles esa energía extra con un sustancioso recargo y, de propina, estarán obligados a realizar un nuevo contrato de mayor potencia. Es decir, que con esos nuevos contadores van a detectar ustedes los pequeños sobreconsumos que ahora se les escapan, van a cobrarlos con banderillas y van a hacer el negocio redondo aumentando el rango de potencia de los contratos. Ustedes lo saben. Yo lo sé. Los usuarios no lo sabían.
 
Resulta descorazonador que mientras hacen ustedes todo esto, la gente que se supone que representa los intereses de los ciudadanos sigan discutiendo del sexo de los galgos y los podencos. Si esto fuera un libre mercado, allá penas porque estarían ejerciendo con toda legitimidad sus derechos como empresa y los usuarios estarían en condiciones de elegir. Como resulta que tienen ustedes el monopolio real de la distribución no estamos hablando de un mercado libre y las reglas del juego deben ser distintas. Desde luego no deberían pasar porque ustedes hagan lo que les salga del forro de los cajones de los electrones y a los usuarios, forzosos, no les quede otra que tragar.
  Les agradezco su amable y distorsionada información en torno a sus planes para apretarnos un poco más los bolsillos, les recomiendo encarecidamente que su grupo de producción compre energías renovables de los nuevos parques eólicos del Cabildo de Tenerife (y de paso quesos, vino, yogures, piensos, vacas... o jugarse incluso unas perritas en los casinos de la casa) y les aseguro que como se les ocurra cobrarme diez euros por un reenganche que no he pedido, pienso acudir a la Organización de Consumidores y Usuarios para que no me hagan ni puñetero caso, perder el tiempo, frustrarme y pensar una vez más que estamos indefensos ante los monopolios, los mercados intervenidos y los ineptos que se suponen que tienen que defendernos.
  Reciban un cordial saludo.  III. (y una objeción desesperada)

 PD. El número de información al que me indican en la carta que debo llamar (el 902 509 600 de Atención al Cliente de Endesa Distribución Eléctrica) es un call center -como dicen los modernos- que está en Madrid (me gustaría que creen puestos de trabajo donde yo pago, no sé si me entienden). Te atiende primero un sistema robotizado y luego una amable persona que solo acierta a repetir el manual de la compañía que viene a ser: "Le entendemos, pero le vamos a cobrar. Esto es lo que hay". Ah. Y el número es de tarificación especial, de pago, con lo cual además de esperar, preguntar y no tener respuesta, también terminamos pagando. Por cierto, por mucho que me he leído las disposiciones legales que citan en su carta -y otras- sobre el cambio en los equipos de medidas básicos, por ninguna parte he visto otra interpretación que la de que son ustedes los que deben instalarlos y pagar el coste de la instalación.

martes, 8 de febrero de 2011

YA CASI ES PRIMAVERA


Ya casi es primavera


¡Ummmm! Al llegar el calor me encanta abrir de par en par las ventanas y con los ojos cerrados, acurrucarme en mí misma, mimosa, e  imaginar la calle a  través de sus sonidos. A punto de perder la conciencia asciende un gritito igual que el  de   mi cobaya. Me asomo. Ya es primavera. Torpe,  y presionando sin cesar un quejoso patito de goma, un niño de poco más de un año sigue a otro de más edad que a su vez sigue a una madre y a un joven papá...
Pi. Pi pi, pi… Creo  que al escuchar los pitidos obtiene  impulso para dar otro pasito, otro…  como si el patito le sostuviese a él….y no al contrario. Su padre es alto y  fibroso. Lleva  una camiseta de baloncesto y unos pantalones blancos y  traslúcidos, parecidos a los de capoira. Posee una belleza exótica.  Levanta  en sus brazos al niño  mayor y le da besos por la cabeza, el cuello, la espalda… con cierto aura animal. Lleva una diadema de tela sujetándole sus rizos negros…  Mientras, el pequeño se ha  quedado atrás. El patito suena más rápido y  esas  piernecitas tostadas  aligeran terreno. Y así, sus sonidos se van diluyendo en el atardecer rosa  que se deshiela  en el océano celeste…
Pasito a paso.

Pasear en paz… 

bajo  los verdes árboles
al caer la  tarde…

De repente el patito deja de pitar. Los padres  giran sus miradas. Un perrito juguetón  ha petrificado al pequeñajo. Se escucha “¡Cristian!” y regresan  los pitiditos y con ellos Cristian corre hacia su mamá, tropieza sonriendo y  justo antes de caer  el papá  le aupa desde detrás. Cosquillas por los aires.  Son como patitos…
Pasito a paso se acerca el dueño del perro. También a él le cuesta caminar. Lleva un bastón.  Bromea emocionado a los niños, que le escuchan atentamente. El  resplandor de su alma llega hasta aquí. El perrito se pone de patas sobre el papá con sonrisa de delfín. Éste le zarandea las orejas con sinceridad y amor. La mamá posa la palma de su mano sobre la arqueada espalda del anciano  que sustentado por su fiel bastón acaricia  las cabecitas de los niños…  

Me emociono porque es tan sencillo, tan bonito, tan natural, animal, vital… Finalmente se despiden… el viejecito continúa su paseo, y la familia cruza la carretera. Desaparecen tras el portal que hay frente a  mi casa… 

Intento fijarme  en qué ventanas se iluminan...


lunes, 7 de febrero de 2011

SECRETOS INCONFESABLES 2



Este sí que es un sueño inconfesable. Llevo haciéndolo desde que tenía diez años. Y sigo...

Cuando lo lean los que aparecen reflejados… en fin, esto de soltarse tanto debe ser bueno para la cabeza. Ahí va la confesión:

Desde pequeña, me he creado unos Videos Musicales mentales, en los que yo siempre soy la protagonista.


La primera vez fue cuando tenía diez  años. Mis padres me llevaron de vacaciones a Los Picos de Europa. Ese mismo año, los de la DGT regalaron unas casetes con chistes de gomaespuma y música italiana.
Recuerdo perfectamente los trayectos en coche. Yo era feliz  en el asiento de detrás, con  los picos de Europa emergiendo como dioses al otro lado de la ventanilla, y mientras escuchaba pensativa... Sapore di Mare

 
Sapore di sale,
sapore di mare,
che hai sulla pelle,
che hai sulle labbra,
quando esci dall'acqua
e ti vieni a sdraiare
vicino a me
vicino a me.

A mi me gustaba un chico que montaba en monopatín en la plaza. Yo siempre iba con patines y cuando llegaba la hora a la que él  solía aparecer cada tarde de verano, me colocaba frente a la carretera que debía cruzar para ver cómo se acercaba, tan dulce, tierno y callado (claro ,es que era un niño).

Para mi en aquel tiempo era  como un adonis deslizándose ligero  con el viento en contra, hacia mí.

Entonces, cuando nuestras miradas se encontraban comenzaba el videoclip en mi imaginación. Yo me acercaba con un vestidito blanco de tirantes y él, dejaba el monopatín a un lado para que nos pusiésemos  a bailar. Tenía controlado cada cada paso, cada giro...El movimiento de la cámara se mantenía fijo en nuestros rostros enamorados mientras todo lo demás daba vueltas  a nuestro alrededor....

En fin...

El sueño secreto ha ido modificándose de escenario y personajes con los años, y la música que se llevase:
He tenido "fantasías musicales", por llamarlo de alguna forma con temas como Let`s stay Together, de Tina Turner.

Yo tenía unos 13 años y fue la primera vez que me vi cantándolo  yo misma.

Todo sucedía en una fiesta tremenda que mis amigos y yo dábamos en una discoteca heavy donde el 43 con piña corría a raudales. Yo llevaba una falda de cuero cortísima y un corpiño de cuero. Entonces, cuando los ánimos estaban arriba, yo  me subía yo al escenario y entonaba esta canción:

Let me say that since
Since we've been together
Loving you forever
Is all I need
Let me be the one you come running to
I'll never be untrue 



He de confesar que esta canción todavía la tengo en mente. De hecho es el tema que nunca falta en mis fiestas  y …. algunas amigas escogidas (ellas sabrán a quienes me refiero)  han tenido la suerte de vivir mi interpretación.


Continuará

video





domingo, 6 de febrero de 2011

LA GENTE QUE ME GUSTA

He de reconocer que soy clasista, porque creo que hay clases de personas y  sólo me interesan algunas. Con el resto, no quiero pasar ni un minuto. Llevo a las últimas consecuencias lo de mejor sola que mal acompañada, porque para hablar del tiempo,  me echo una siesta  o me zambullo en mi mundo interior.
  Hay personas  que se comportan como el personaje que ellos creen que tienen que interpretar para sobrevivir, lo que me indica que son cobardes. Y cuando hablo con ellos me siento como una idiota que sigue la corriente a  un muñeco. Ridícula.
Otros actúan sin pensar y se quedan permanentemente en la superficie de las cosas (pensando que eso son las cosas así y defendiéndolo hasta sus últimas consecuencias). Discutir con ellos es perder el tiempo.

A veces me planteo si los unos y los otros  "están así" o si lo "son": Si quizá han tenido  mala suerte y no han recibido al nacer una chispa que les haga pensar qué es aquello que les gusta hacer, simplemente por el hecho de hacerlo. Por ejemplo escribir porque te guste escribir y no para publicar, leer porque te gusta leer y no para decir que han leído. Jugar al ajedrez por jugar y no por "matar el tiempo" o por ganar, hacer música porque te gusta , y no para que otros bailen a tu son...

Para terminar, confieso que me encanta la gente que ríe y que llora, (aunque si ríe mucho llora mucho también), que se deja llevar y controla a la vez, que se arriesga, que da la cara ante sí aunque muchas veces le aterre lo que ve, que analiza, que no se conforma, que lucha... y también me  atraen aquellos a los que le cuesta encontrar su sitio en este mueble con cajones  estanco que a veces es la sociedad, porque me dice que han elegido en base a lo que les gusta (y que antes lo han pensado)   y no en base a los cajones que quedan libres por aquí, que son pocos, y estrechos.


He aquí extracto del maestro:

"... porque la única gente que me interesa es la que está loca, la gente que está loca por vivir, loca por hablar, loca por salvarse, con ganas de todo al mismo tiempo, la gente que nunca bosteza ni habla de lugares comunes, sino que arde, arde como fabulosos cohetes amarillos explotando igual que arañas entre las estrellas y entonces se ve estallar una luz azul y todo el mundo suelta un "¡Ahhh!"..."
 
Jack Kerouac
En el camino