Jaiku del mes

ISSA

De no estar tú,
demasiado enorme
sería el bosque

kimi nakute
makoto ni tadai no
kodachi kana

lunes, 7 de febrero de 2011

SECRETOS INCONFESABLES 2



Este sí que es un sueño inconfesable. Llevo haciéndolo desde que tenía diez años. Y sigo...

Cuando lo lean los que aparecen reflejados… en fin, esto de soltarse tanto debe ser bueno para la cabeza. Ahí va la confesión:

Desde pequeña, me he creado unos Videos Musicales mentales, en los que yo siempre soy la protagonista.


La primera vez fue cuando tenía diez  años. Mis padres me llevaron de vacaciones a Los Picos de Europa. Ese mismo año, los de la DGT regalaron unas casetes con chistes de gomaespuma y música italiana.
Recuerdo perfectamente los trayectos en coche. Yo era feliz  en el asiento de detrás, con  los picos de Europa emergiendo como dioses al otro lado de la ventanilla, y mientras escuchaba pensativa... Sapore di Mare

 
Sapore di sale,
sapore di mare,
che hai sulla pelle,
che hai sulle labbra,
quando esci dall'acqua
e ti vieni a sdraiare
vicino a me
vicino a me.

A mi me gustaba un chico que montaba en monopatín en la plaza. Yo siempre iba con patines y cuando llegaba la hora a la que él  solía aparecer cada tarde de verano, me colocaba frente a la carretera que debía cruzar para ver cómo se acercaba, tan dulce, tierno y callado (claro ,es que era un niño).

Para mi en aquel tiempo era  como un adonis deslizándose ligero  con el viento en contra, hacia mí.

Entonces, cuando nuestras miradas se encontraban comenzaba el videoclip en mi imaginación. Yo me acercaba con un vestidito blanco de tirantes y él, dejaba el monopatín a un lado para que nos pusiésemos  a bailar. Tenía controlado cada cada paso, cada giro...El movimiento de la cámara se mantenía fijo en nuestros rostros enamorados mientras todo lo demás daba vueltas  a nuestro alrededor....

En fin...

El sueño secreto ha ido modificándose de escenario y personajes con los años, y la música que se llevase:
He tenido "fantasías musicales", por llamarlo de alguna forma con temas como Let`s stay Together, de Tina Turner.

Yo tenía unos 13 años y fue la primera vez que me vi cantándolo  yo misma.

Todo sucedía en una fiesta tremenda que mis amigos y yo dábamos en una discoteca heavy donde el 43 con piña corría a raudales. Yo llevaba una falda de cuero cortísima y un corpiño de cuero. Entonces, cuando los ánimos estaban arriba, yo  me subía yo al escenario y entonaba esta canción:

Let me say that since
Since we've been together
Loving you forever
Is all I need
Let me be the one you come running to
I'll never be untrue 



He de confesar que esta canción todavía la tengo en mente. De hecho es el tema que nunca falta en mis fiestas  y …. algunas amigas escogidas (ellas sabrán a quienes me refiero)  han tenido la suerte de vivir mi interpretación.


Continuará

video





2 comentarios:

  1. Querida amiga,
    muchos de nosotros construimos una banda sonora de nuestra propia vida y un pequeño esfuerzo de análisis al respecto nos puede hacer tener una conciencia más intensa de nuestras experiencias vividas. Sería algo así como hacer una historia sonoro-musical (término usado con frecuencia en la musicoterapia)en la que aparezcan los temas musicales que consideras más representativos de tu vida y que asocies con diversas situaciones vitales. Este trabajo es interesante en la medida en que acabas construyendo un interesante recorrido musical vital que te pone en contacto con recuerdos importantes (como el mencionado por tí, sobre tus viajes en familia), y porque además, su escucha actual puede ayudarte a hacer emerger lo que sentías durante esos momentos.
    Como cuando hueles a bizcocho y recuerdas las tardes de domingo, tus padres contigo...
    Un beso grande!

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado tu comentario María. Es como la vida misma y es cierto que la música te transporta a universos sumergidos...

    ResponderEliminar